martes, 12 de mayo de 2015

El verano se ha alargado casi 20 días en el sur de Europa desde 1950

La investigación, que será publicada próximamente por la revista científica Journal of Climate, analiza la variabilidad de temperaturas multidecadal para estudiar la duración del verano en Europa entre 1950 y 2012. El estudio señala que entre 1959 y 1978 el verano se acorta y tiende a durar un poco menos, mientras que en la segunda mitad tiende a alargarse. Según ha explicado la investigadora principal del informe Cristina Peña, de la Universidad Pablo de Olavide (UPO) de Sevilla, en la primera mitad del periodo el verano comienza más tarde y termina antes, mientras que en la segunda mitad el estío empieza antes y concluye más tarde. La investigación, realizada de forma conjunta con el expresidente de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) y miembro del Departamento de Físicas de la Tierra de la Universidad Complutense de Madrid Ricardo García Herrera y David Barriopedro, del Instituto de Geociencias del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), trabaja con la temperatura local de cada lugar de Europa, es decir con observaciones reales obtenidos desde Internet, con una resolución de 0,5º de latitud --más o menos 50 kilómetros-- por 0,5º de longitud, procedentes de distintos observatorios desde 1950 y desde ahí se hacen interpolaciones. Peña ha añadido que cuando observaron la variabilidad multidecadal, lo que trataban de estudiar es si había un patrón climático que pudiera explicar estas tendencias. De este modo, hallaron que parte del acortamiento y del alargamiento estival puede explicarse a través de la Oscilación Multidecadal del Atlántico (AMO, por sus siglas en inglés). La AMO es una variación que se produce en la temperatura de la superficie del Atlántico norte que varía de forma natural, de modo que hay décadas que tiene una anomalía positiva, en la que aumentan las temperaturas y viceversa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada